Esta semana quiero hablaros de la Albufera de Valencia, nunca habíamos estado y era un lugar que queríamos visitar. Visitar la Albufera de Valencia con niños es una experiencia que no podéis perderos, es un lugar donde se para el tiempo y la tranquilidad te invade, esos colores del atardecer reflejados sobre la Albufera no voy a olvidarlos nunca. 

Fue una visita no muy planeada, porque si vais conociéndonos un poco y nos seguís por las redes veréis que somos un poco impulsivo y nos dan puntazos, cogemos el coche y vamos.  Pues como iba contándoos, un día de semana santa sin plan, decidimos salir de casa porque estos bichitos estando ociosos no es nada bueno. Así  que hicimos unos bocatas, una ensalada de pasta, fruta, agua y para la merienda cogimos las típicas monas.

¿Cómo llegar?

Hay que coger dirección el Saler. Por lo tanto si vamos desde Alicante, cogeremos la salida del Puerto-El Saler. hay que tener en cuenta que en los meses estivales y en fechas señaladas cortan una de las carreteras de acceso para evitar aglomeraciones. Mirar aquí para tenerlo más claro.

Si no os aclaráis mucho, recurrir a nuestro amigo gps, o google maps que se saben el camino, ¡vamos!  te llevan hasta la zona de aparcamiento, eso sí,  ir con tiempo porque la zona se pone hasta la bandera. Nosotros tuvimos suerte y aparcamos en seguida (unos ciclistas que se iban, que ya habían terminado). 

Desde el aparcamiento se pueden hacer varias rutas, todas ellas bien marcadas, además  puedes buscar información  aquí. Nosotros hicimos dos de los itinerarios planteados por el Ayuntamiento de Valencia: el de la Gola de Pujol y un trazo del Paisajístico. Elegimos rutas por la devesa en este enlace encontraréis muchas rutas.

La Gola de Pujol es un recorrido de apenas 700 metros que discurre por la Gola de Pujol hasta la altura del lago artificial y que si sigues un poco más hacia el este, llegas a la playa.

El sendero paisajístico es un sendero mucho más largo de unos 4000 metros que une la ciudad de Valencia con el Perellonet. De este solo hicimos un trocito porque es muy largo y los niños estaban deseando ir a la playa, que se lo habíamos prometido.

 

Nos sorprendió mucho al llegar y ver que la zona estaba llena de gente con sus mesas, sillas y neveras de pícnic, dispuestas a pasar un gran día entre familiares y amigos; y la verdad es que está  tan cerca de Valencia que entiendo que lo escojan como lugar para desconectar y pasar un día de campo y playa. No creo recordar ver merendero, pero nosotros improvisados uno con un mantel de pícnic y unas esterilla que cargué en el coche tuvimos mesa y sillas. 

Después de comer iniciamos una de las rutas que os he comentado y llegamos hasta el claro donde está el lago artificial, aquí habían muchas familias pasando su jornada de esparcimiento.

             

Luego tras una sesión de fotos graciosa, dando saltos (mirar las fotos del final) iniciamos la siguiente ruta por el sendero paisajístico.  Por aquí encontramos a muchos ciclistas que habían aprovechado el día festivo para hacer la ruta. La verdad es que está muy bien adaptada para hacerla andando, con cochecito de bebé y en bicicleta.

                               

Tras andar un buen rato, decidimos desandar el camino y regresar hasta el lago artificial y acceder a la playa, para que los niños jugasen en la arena y merendaran. Por el camino cogimos un montón de conchas, cosa que les gustó mucho, y al llegar a casa estuvieron varios días jugando con ellas y creando sus decoraciones.

 

                              

El día lo completamos con un paseo en barca por el Parque Natural de la Albufera, un paseo que te llena los sentidos, que te transporta a otro lugar, relajante, maravilloso para todos tus sentidos. El precio de el paseo no es muy elvado unos 4 € por cada uno, y el hombre de la barca va contándote un poco de la história y de las aves que hay en el parque, la temporada de siembra del arroz y de recogida. Este recorrido dura unos 30-40 minutos y fue el colofón final para un día perfecto en la Albufera de Valencia.

               

Cari-consejo: llevar gorras, crema solar, un mini botiquín, y unas chaquetas para el paseo en barca, porque coge su velocidad y hacía fresquete. Además si tenéis pensado hacer pícnic tendréis que ir pronto para coger un sitio y sobre todo aparcar. Si por el contrario queréis ir a comer un buen arroz a algunos de los restaurantes de la zona (esto lo tenemos nosotros planeado para otra vez, porque por el camino llamé a varios pero todos estaban llenos) llamar con antelación para reservar porque se llenan pronto.

                   

Espero que os haya gustado este post y que vayáis a visitar la Albufera de Valencia con niños, os lo pasaréis en grande.

Podéis seguirme en las redes: en Facebook, en Twitter y en Instagram

También te puede interesar Valencia con niños un día en el Oceanográfic, visita al Bioparc.

Un beso carinyets