Desde que soy madre vivo al límite, sí sí, estoy dentro de un circuito y voy a 300 por ahora y la adrenalina corre por mis venas. Y me pasa como la señora del gif, más de una vez el coche arranca solo y yo voy corriendo detrás de él, ¡no llego, no llego!

via GIPHY

Y queréis saber porqué, pues porque cada segundo o bien te juegas la vida con un vaso volador que cae del armario cuando lo abres o bien algunos de tus hijos te hacen pasar por la cuerda floja a unos metros sobre el suelo sin red, porque saben cual es tu punto flojo.

”Asín” de arriesgada es la vida de madre, te la juegas cada segundo. La primera vez que pasa es cuando esa cosita pequeña, bonita, que huele a gloria…. ¡¡¡puag!!! huele a petróleo puro literalmente

via GIPHY

es el momento en el que caga el miconio — una caca negra espesa que huele fatal que es todo lo que tenía ahí almacenado en su tripita tras nueve meses — para limpiarlo no sabes si llamar a los artificieros o colocarte un buzo con la escafandra inclusive. Y ese momento en el que tu limpias esa caquita (lo pongo en pequeño porque así parece que es más mono el mojón) es  ese momento en el  subes de nivel o pasas de pantalla, ya te has estrenado en limpiar megaultrasupercacas (porque tu retoño se hará unas cacas inexplicables para el tamaño que tiene, todas ellas radioactivas).

El siguiente momento donde te la juegas es en la ducha, esto ya es de profesionales. Son las 8 a.m has acabado la toma mañanera, tu baby está durmiendo a pierna suelta y tu decides dejarlo en la cama, con su osito, su sabanita, tan tranquilito. Y aquí empieza el show, lo dejas con todo el cuidado del mundo y zas, él o ella abre el ojo y ve que te estás alejando ( sisisisi tienen súper poderes para saber eso, loprometoporpocoyoypepapig) y oyes buagggggg buagggg!!!! Lo coges, lo calmas, te mira con esa mirada que te descoyunta, lo besas, lo acunas y se duerme. Cuando pasan 10 minutos lo vuelves a dejar y empiezas la operación ducha, preparas la ropa, abres el grifo y te quitas el pijama y — te pones a bailar, te vienes arriba porque por fin vas a ducharte — …. buaggggg, buagggg!!! Nooo se ha vuelto a despertar. Reinicias el proceso, acuerdate de apagar el grifo que el agua corre, y una vez lo consigues tranquilizar, se vuelve a dormir, te metes a toda prisa en la ducha y en un minuto estás fuera, no era cómo lo habías pensado una ducha tranquila con mascarilla y aceite corporal, esa era ya pasó.

Tu quieres esto:  

via GIPHY

 y en realidad ocurre esto: 

via GIPHY

Sales tan rápido de la ducha que tu vida peligra, en más de dos veces me he visto así: salir corriendo y zas patinaje artístico en el baño, o caída libre así a lo loco!!

Y cuando ya controlas las cacas bomba y las duchas secas, empieza la fiesta de la papilla. Tú mentalmente te has hecho una idea de que tu peque se comerá la papilla de fruta nada más ofrecérsela pero

via GIPHY

porque ellos tienen un arma muy potente que te estrucará la pared, te la decorará a lo vintage que tanto se lleva con una cucharada.  Yo el primer día pequé de novata, pero el segundo plastifiqué la cocina entera, porque a la niña le moló hacer pedorretas con la papilla. Consejo no le enseñes ha hacer pedorretas ya sé que es muy molón y se nos cae la baba, pero ellos la utilizarán para la destrucción.

Y aunque pienses o creas que es una fase, una época, noooo este sin vivir va en aumento y llegará el día que en el súper querrá el temido chupa chup de la caja y tú te mantendrás firme en que no hay chuches porque es miércoles hora de comer y ¡no se hable más! Y empezará a lloriquear y quejarse, primero flojito y tu intentarás razonar con tu hijo/a y empezará a aumentar el volumen de sus lloros y se convertirá en soprano o tenor, la gente mirando y tu seguirás digna y le dirás que no — y aquí aparecerá el señor o señora que te dirá: yo se lo regalo — perdone…

via GIPHY

no gracias es que no puede comer a estas horas esa chuchería. Y muy digna lo coges te dejas la compra ahí, y te vas. Este es el momento de usar el comodín de la llamada: – mamaaaaaaaaá que tienes para comer que vamos hoy; o – suegraaaaa que hoy vamos a comer;  o – la pollería, sí? quiero un pollo con patatas y ensalada de la casa-. Ya iré a hacer la compra en otro momento.

Aún hay más, no saldrás de casa sin una medalla a lo modo capitana general de mi escuadrón de batalla, no volverás a llevar un bolso pequeño y “cuqui” hasta dentro de un largo tiempo, lo de maquillarte y que se quede cómo quieres será tarea imposible, ya puedes madrugar, su sentido arácnido lo sabrá, tu te levantarás antes para ducharte (recuerda giff) tranquilamente, secarte el pelo, plancharlo (jajajajajajajajaja, olvídate) y maquillarte y tu buenhijo o buenahija lo sabrá y se despertará a la vez. Dormirás más bien poco, no sólo porque se despertará por la noche, sino porque tienen un resorte que a las 6,30 los levanta y no hay quien los vuelva a dormir. La ropa se amontonará, las comidas en pareja con esas charlas largas y tranquilas serán historia, las pelis y series (eso que es lo que es) no volverán a tus pantallas; el clan, los cantajuegos, el baby tv, disney chanel, pocoyó y pepa pig se apoderarán de tu televisión. Hablarás de caquitas con tus amigos y gente desconocida y será tan normal. Te pararán por la calle para admirar tu bebé y preguntarte se porta bien? pues claro buena señora todavía no atracado un banco ni  nada de eso!!!

Pero estos primeros años serán maravillosos, te reconfortarán un montón, la verdad que por muchos momentos estresantes y rarunos, hay mil momentos maravillosos, sus sonrisitas, sus miradas, esas manitas que te cogen el dedete, cuando tu voz le calma, cuando oye al papi que se vuelve loquete por verle, cuando empieza a balbucear, cuando gatea, su primera palabra, su primer paso, su primer todo, porque cada cosa será nueva con él o ella, las primeras navidades que los reyes se vuelven locos y le han traído todo un juguetilandia, su primer carnaval, halowween, fiesta del barrio, su cumplemés o su cumpleaños que tiras la casa por la ventana, y todo eso será maravilloso y cuando veas un bebé en su carrito te volverás noña y querrás uno porque su olor te atrapa y te activa ese chip que te hace pensar quiero uno, son tan monos!!!! Y vuelta a empezar….. 

¿Qué cosas os pasan o os han pasado desde que sois madres o padres? ¿Cómo afrontáis momentos dramáticos de rabietas en el súper? me encanta leeros, así que ha escribir en los comentarios.

 

Podéis seguirme en las redes: en Facebook, en Twitter y en Instagram

Un saludo cariñoso

 

 

 

Spread the love