¡Y si hubiese una guía para ir Aprendiendo a ser padres!, esto sería coser y cantar.

Cuando nacen nuestros hijos, nos gustaría que nos dieran una guía de cómo ser padres, y la verdad es que no hay mejor guía que la experiencia y el sentido común. Si llora = tiene hambre, hay que cambiarle el pañal, tiene gases, no coge el sueño, son las causas más comunes (si no se le pasa el llanto habrá otras causas). Si hace frío= lo abrigas. Si hace calor= le pones ropa ligera. Esto es lo que se llama acción-reacción, ley física que se puede extrapolar a cualquier situación.

No hay más, ser padres es ensayo-error, y aprendes mil cosas de las que te quedarás sorprendido. Sabes distinguir los llantos, aunque cuando tu amiga te lo decía, pensabas esta tía se ha vuelto majara, todo el día en casa sin salir y con este bebé que no para de llorar – pero que bonito cuando se ríe -. Es aquí cuando tu cabeza se nubla y un poder sobrenatural se apodera de tí y llegas a casa y le dices a tu hombre: – Vamos a la cama que quiero un hijo como el de “fulanita”. Y tu chico te mira flipando y piensa: anda esto no me lo esperaba hoy, antes de cenar comerme un dulce.

Sí, esto es así, distingues que llora por hambre, por dolor, por incomodidad. Al igual que ellos tan pequeñitos distinguen nuestro humor, si estamos felices, tristes, cansados, enfadados… contagiándose de tus sentimientos.

El día que nace tu bebé estás en una nube es todo maravilloso, las hormonas están revolucionadas y te hacen estar en un nivel de máxima embriagación -así como si no se te hubiese ido la anestesia o te hubieses fumado maría-. En el hospital estás atendida, despreocupada, sólo tienes que atender a tu hijo, alimentarlo, cambiarlo, dormirlo. Tienes a tu chico al lado mimándote, a tu madre y tu suegra contentísimas ejerciendo de superabuelas  para pedir mil cosas a las enfermeras.

Ai!!! pero cuando llegas a casa… -y no es un anuncio de Cappucino-, los privilégios hospitalarios te los han quitado al entregarte el alta, llegas y hay que organizarse para tener todo a mano. Y aunque creas que vas a sufrir un ataque porque te faltan mil cosas en las que no habías pensado, no se acaba el mundo, respira coge aire y piensa lógicamente. Lo primero que hay que hacer es hacer una lista de las cosas que os hacen falta, en la que no debe faltar la comida vuestra porque del aire todavía no se pasa.

¿Qué cosas os pueden faltar que no tengáis ya? Pues así a voz de pronto, puede que se te olvidará comprar compresas, sí porque tu amiga después de 9 meses regresa y lo hace para quedarse 40 días + o -, por si no es engorrosa 5 días, imáginate “40” 😮 Alcohol de 70º, gasitas y betadine para curar el ombligo de tu precioso bebé, crema para grietas del pezón, gel íntimo.

-No voy a hacer una lista de cosas que te hacen falta, eso lo trataré en otro post-.

En tu casa empiezas a despertar de ese sueño dulzón que se ha apoderado de ti  los últimos 3 días y las hormonas que están en su punto álgido de revolución, empiezan a hacer de las suyas, y lo que antes de daba igual ahora te sienta como una patada en las costillas, y de repente lloras y no entiendes porqué, y te da un calor en pleno diciembre que necesitas abrir las ventanas y respirar, esto es por la subida de leche no te asustes, no estás loca no te has quedado pillá por la anestesia, aunque todos a tu alrededor te miran, se miran y piensan: se ha vuelto loca?!!! Pues eso que tu cuerpo está volviendo a adaptarse, a transformarse en lo que era antes, ahora ya ha dejado de ser un nidito y todo debe volver a su sitio. Tampoco desesperes, ni te compares con otras madres, porque lo sé, tenemos la tendencia de fijarnos en las mamás que han dado a luz y al día siguiente salen con los vaqueros y la camiseta apretada como sí no hubiesen tenido hace dos días una barriga gigante en su vida!!!, todo volverá a su cauce, a unas nos cuesta más que otras, y si no te cuidas y privas de los bollos pues la barriguita se queda de por vida 😉

Y es aquí cuando te das cuenta que tu madre y tu suegra han hecho un tándem y te dan mil consejos a cual “mejor”, no le des de comer tan amenudo, ponlo de esta forma para que eructe, no lo tapes tanto, tápalo que refresca, no lo cojas que se acostumbra, ponle este aceite en la cabeza para esas costitras que tiene, uy mi amiga dice que su hija usa tal cosa para que el bebé baile la sardana!!! Tu a todo que sí, como los perros o los Elvis esos del coche que mueven la cabeza, pero haz lo que tu creas, lo que tu sentido común te diga, y educadamente las invitas a que traigan el pan o que te planchen la ropita que tienes en el tendedero, porque esa será la mejor ayuda.

Debes saber que tienes en tus brazos una personita que aunque ha estado contigo 9 meses casi no os conocéis y debéis mantener ese vínculo que se creó en el nido. Tener momentos de estar solos, de hablar, de sentir, de acariciaros, es cómo empezar una relación amorosa, dónde se necesita conocer al otro en profundidad para saber que le gusta y que le disgusta. Pero también debes tener tus momentos, ya pueden ser de intimidad para hacer lo que más te gusta o simplemente dormir, o también para relacionarte no ya como madre sino como mujer, persona social, el mundo no se termina ni se para, este sigue girando. Soy de la opinión que hay momentos para todo, que sí que ya sé que al principio es difícil y que nos cuesta separarnos de nuestros hijos, pero esto es sano para los dos: para ti porque desconectas de pañales, cambios, comidas, risas, llantos… ; para el bebé porque crea vínculos con otras personas de su alrededor, padre, abuelos, tíos…

De esta forma la aventura de ser padres se llevará mejor, hay que saber delegar, que nos ofuscamos en que el bebé es nuestro y nosotras debemos estar con él en todo momento y lo que en realidad hacemos es dejar de lado todo lo demás que nos aportaba tantas cosas buenas. No serás mala madre porque te vayas a tomar un café con tus amigas – quien dice café dice cena, copa y baile-, porque lo dejes con una iaia para tu descansar y darte esa superducha que te renueva, y tampoco serás mala madre si lo dejas con su padre y vas a hacer algo de deporte.

¿Pensáis como yo o discrepáis en algo? Espero vuestros comentarios porque me encanta saber y aprender nuevas cosas.

Saludos cariñosos.

Spread the love