No sé si vuestros hijos las necesitaban, pero mis rubios peligrosos, las estaban pidiendo a gritos.Esta última semana mi chiquitín ya no quería entrar a clase, le costaba mucho soltarme la manita,  incluso se escondía detrás de mi o de su papi. Y mi rubia no podía ni abrir los ojos por la mañana y cosa extraña en ella es que después de comer se dormía por los rincones – ella es un bichito que no quiere dormir mientras sea de día-.

Pues llegó el lunes, primer día de sus vacaciones escolares, pero no de las vacaciones “trabajacionales” de sus megaocupados papis. Por lo que nos habíamos hecho un planing para estas semanas veraniegas. Primer día de planning y no lo hemos cumplido, ¡pues bien empezamos!. Uno de los dos madrugaba y  Ja, madrugar!!! lo hemos intentado con dos despertadores pero hasta las 7:30 h. no pudimos abrir los ojos.

Bueno pues a las 9:00h. había decido que sería buena hora para dejarlos con la iaia, pero a estos dos bichitos no había explosión que los despertara, así que he tenido que recurrir a la Plan B, hacer la llamada de Socorro a mi madre que ha venido en cero coma a casa a quedarse con sus nietos dormilones.

Su primer día de vacaciones ha sido de descanso, sus cuerpecitos lo necesitaban porque estaban agotados de todo un año intenso de trabajo y diversión en el cole.

Ahora queda mucho tiempo de verano para disfrutar, descansar y sobre todo vivir al aire libre que ¡nos encanta!

 

Spread the love