Hoy os propongo una ruta con niños por la costa alicantina desde la Vila Joiosa hasta la Cala de Finestrat, está catalogada como fácil, se puede hacer en bici de montaña y andando. Tiene alrededor de 8 km. son 4 de ida y otros 4 de vuelta. 

En la época de primavera-otoño es la mejor temporada de hacer rutas con niños, descubrir lugares diferentes y hacer que los niños introduzcan el deporte en su día a día de una forma divertida y sana.

En casa nos gusta desde que ellos son bien pequeños hacer senderismo todos juntos, claro está que adaptado a sus edades y posibilidades, conforme va pasando el tiempo te llegan a sorprender y aguantan caminatas largas o con niveles diferentes de dificultad.

La ruta empieza en la cala del Torres, si utilizas el gps te llevará sin problemas, se puede aparcar sin dificultad. En esta cala hay un camping y unos vestigios de época romana “la Torre de Sant Josep” torre funeraria romana que data del siglo II d. C. 

Iniciamos la ruta, la cual está muy bien marcada; no tiene pérdida ninguna, ascendiendo unos escalones de tierra y al subir el risco te espera una preciosa vista de la playa del torres y del litoral alicantino. La ruta discurre la mayor parte del tiempo al lado del mar y sus vistas, su ruido tranquilizador y la no urbanización de la zona te hacen disfrutar de una ruta muy reconfortante. Un poco más de la mitad del camino te encuentras con la pequeñita Cala del Racó del Conill, una playa pequeñita naturista donde van los amantes del snorkel porque sus recovecos y fondo colorido permiten ver muchas especies de pececitos.

Si seguimos nuestro camino, tras cruzar una carretera de la red secundaria poco transitada, continuamos por la senda, ya queda poquito para llegar. Tras ascender un poco y seguir el camino llega una bajada donde se bifurca el camino, hacia la izquierda llegas a la carretera que te llevará a la Cala de Finetrat y hacia la derecha subes a la Torre de Vigía del Aguiló. Nosotros optamos por subir a la Torre y coronar la ruta con una maravillosa vista de todo el perfil de Benidorm. Durante el ascenso hay mesas de pícnic y un par de bancos para sentarse a descansar y contemplar la inmensidad del mar. Desde aquí hay un senderito por el cual se puede bajar hasta la Cala de Finestrat también. 

Una vez llegamos aquí merendamos un tentempié sano – un plátano y frutos secos – descansamos y cogimos fuerza para hacer el camino de regreso, el cual lo hicimos cantando alguna canción pasqüera y otras que nos sacamos de la inventiva, nos echamos unas risas y se hizo el camino mucho más corto, porque ellos ya empezaban a mostrar signos de cansancio. 

Indudablemente, esta ruta es muy gratificante tanto por las vistas como por su nivel fácil para hacerla en familia. Os animamos a hacerla, coger una bolsa con agua, gorras,  un pequeño pícnic y un botiquín con lo necesario por si las moscas. 

Otras rutas que os pueden interesar Ruta por la Vía Verde de Alcoy 

Podéis seguirme en las redes: en Facebook, en Twitter y en Instagram

¿Qué os aparecido la ruta? Espero que la hagáis y me contéis vuestra experiencia.

Spread the love